Comunícate con nosotros al 1590

ARTES

Combo perfecto

Avatar

Publicado

-

Agradezco cuando en la música dos de tus artistas favoritos unen fuerzas para producir material en complicidad. Sobre todo si se habla de una leyenda como Anton Newcombe, músico americano y cerebro detrás de la legendaria banda The Brian Jonestown Massacre. Con senda trayectoria, es un artista que no necesita ninguna presentación. 

En esta ocasión, Newcombe vuelve a unir fuerzas con la talentosa compositora canadiense Tess Parks, también con un reco-
rrido bastante exquisito. No es primera vez que este par de luminarias se reúne para crear. Antes de este nuevo trabajo, que lleva por nombre simplemente Tess Parks & Anton Newcombe, habían grabado el disco I Declare Nothing. El álbum generó buena crítica que celebraba, sobre todo, la voz de Parks junto a los sonidos hipnóticos de las melodías de Newcombe. 

Sin duda, puedo decir que la voz de Tess era lo que necesitaba Newcombe para que su música fuera perfecta. Escucharla se siente como si cayera en una especie de viaje astral, en horas de la madrugada, del cual uno no quiere despertar jamás, convirtiéndose en una versión delicada de The Brian Jonestown Massacre. 

En este nuevo material la fórmula no dista de ser la misma, lo que no tiene nada de malo, ya que funciona muy bien. Es solo que sucede que se siente mejor y más madura. Como si estos compañeros de crimen finalmente encontraron por dónde es la cosa, por dónde es que nos quieren llevar. 

He sido fan de ambos desde hace mucho tiempo, sobre todo de Anton Newcombe y sus proyectos musicales. Este disco refuerza mi teoría acerca del poder creativo de los músicos, al producir su trabajo de forma un poco más independiente. Les prometo que sé de lo que hablo, pero cuando de música se trata, adquiere características invaluables. Sabemos que lo que escuchamos es diferente, como si viniera de otra dimensión, lejos de toda manufactura hecha para complacer a una masa que no tiene idea de lo que escucha. O, más bien, que jamás la ha tenido. 

Claro está que al final cada quien disfruta de lo que se le dé la gana. Digamos que la democracia aplica hasta en la música. Sin embargo, escuchar proyectos como estos, refrescantes y en los que los músicos no dejan a un lado el arte, hace que lo que escucho, a veces por curiosidad, en la radio y los top 50 locales de Deezer y Spotify se convierta en un ejercicio de puro masoquismo.

Para Escuchar: Bindle, Mount Pleasant y Talking About The Weather.

Álvaro Sánchez
Seguir leyendo

ARTES

The Weeknd acusa de corrupción a los Grammy

Avatar

Publicado

-

El cantautor The Weeknd acusó a los premios Grammy de ser corruptos y de elegirse mediante un proceso que no es transparente, después de que no lograra ninguna nominación, a pesar de ser uno de los grandes favoritos.

“Los Grammy siguen corruptos. Me deben a mí, a mis fans y a la industria la transparencia…”, tuiteó el artista horas después de que la Academia de la Grabación de los EE. UU. anunciara los candidatos a la 63 edición de los galardones, que se entregarán el 31 de enero de 2021.

La ausencia de The Weeknd en los Grammy (su nombre no figura en ninguna de las no menos de 80 categorías) fue recibida con sorpresa entre la prensa musical internacional, pues su último disco, After Hours, es considerado uno de los mejores trabajos del año. La popularidad del artista es tal que, en febrero de 2021, protagonizará el espectáculo musical del Super Bowl

Si bien es cierto que los Grammy deben su prestigio a que son elegidos por expertos de la industria musical, sin depender de objetivos comerciales, sorprende que no tenga ni una sola mención frente a competidores con trabajos menos celebrados, como Justin Bieber (cuatro nominaciones) o Coldplay. 

  • Agencia EFE
Redacción DCA
Seguir leyendo

ARTES

La serie “The Queen’s Gambit” crea una revolución

Avatar

Publicado

-

Es la miniserie más vista de la historia de Netflix, incrementó la compra de tableros de ajedrez y despertó una fascinación global por este juego. The Queen’s Gambit es la serie del momento, además de un fenómeno de masas que acerca el mundo del ajedrez a la pantalla a través de Beth Harmon, una joven huérfana que se erige como campeona mundial, desafiando tanto a sus oponentes como a los códigos de la época.

Hasta hace algo más de un mes, el “gambito de dama” era únicamente una de las aperturas de juego más antiguas del ajedrez. Desde el estreno de esta ficción, el imaginario colectivo piensa, al escuchar estas palabras, en la miniserie de siete capítulos de Netflix inspirada en la novela de Walter Trevis, The Queen’s Gambit (1983).

Desde su emisión, las búsquedas referidas al ajedrez se duplicaron en Google, las ventas de tableros aumentaron en Ebay y la plataforma de ajedrez online chess.com vio incrementadas por cinco sus suscripciones. Además, y según informó Netflix, es la miniserie más vista de su historia, ocupando el primer puesto en 63 países.

La ficción, dirigida y producida por Scott Frank, se convirtió en un fenómeno. Posicionó el ajedrez como uno de los temas de moda del momento y desempolvó nombres como el de Bobby Fischer, maestro de ajedrez en los años 1970, cuya historia recuerda, en algunos matices, a la de la protagonista de la serie.

The Queen’s Gambit narra la historia de Beth Harmon (Anya Taylor-Joy), una niña huérfana que comienza a jugar al ajedrez en el sótano de su orfanato con el señor Shaibel (Bill Camp), el conserje de la institución. Shaibel acaba siendo su tutor, además de descubrir su prodigioso talento, y Harmon crece como una eminencia en el universo del ajedrez hasta coronarse como campeona del mundo.

La ajedrecista compite en un ambiente eminentemente masculino, y con jugadores que la doblan en edad, pero que no la intimidan, uno de los aspectos que más llama la atención de la audiencia, que busca y debate en redes sociales posibles teorías sobre la creación de este personaje de ficción.

Según Walter Trevis, Beth no se inspira en una única persona, sino en varios jugadores, como Robert Fischer, Boris Spassky y Antoly Karpov. Aunque, según confesaba a The New York Times al publicar el libro, se basaba, sobre todo, en sí mismo, al contar con una dilatada experiencia jugando al ajedrez profesional y también con el abuso de sustancias.

Un punto común a Harmon, quien desde su estancia en el orfanato crea una dependencia por los tranquilizantes, suministrados a los huérfanos como “vitaminas”. Bajo sus efectos, la protagonista visualiza en el techo los movimientos idóneos para sus partidas, sin dejar margen a fallar o a quedar “en tablas” con su contrincante porque, si algo le gusta, es ganar. 

“Es todo un mundo, en solo 64 cuadrados. Me siento segura en él. Puedo controlarlo, puedo dominarlo y es predecible. Así que, si me hago daño, solo me tengo a mí misma para culparme”, explica Harmon en uno de los capítulos sobre el ajedrez, que no solo es el hilo conductor de la serie, sino el eje vertebral de la vida de la protagonista. 

Es precisamente la seguridad de anticiparse a su adversario lo que la reconforta, según explicó Anya Taylor-Joy (Miami, EE. UU.,1996) en una entrevista: “En gran parte, la seducción del ajedrez es que, si aprendes sus reglas, puedes entender cómo va a reaccionar alguien y tener movimientos para ello. Ella responde bien a tener reglas, a saber qué hacer, y encuentra seguridad en eso”. 

*Agencia EFE

Redacción DCA
Seguir leyendo

ARTES

Raúl Zurita reivindica la poesía como defensa ante “todas las pandemias”

Avatar

Publicado

-

“A través de la palabra nos defendemos de la pandemia”, no solo de la del coronavirus “sino de todas las que asolan el mundo como la injusticia, la explotación o la tiranía”, aseguró el poeta chileno Raúl Zurita, horas antes de recibir en Madrid el XXIX Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

Zurita (Santiago de Chile, 1950) fue galardonado en septiembre con este premio, el más importante reconocimiento de poesía en español y portugués que conceden Patrimonio Nacional y la Universidad de Salamanca, por su ejemplo poético para sobreponerse al dolor y sus versos comprometidos con la vida, la libertad y con la naturaleza.

“Las palabras son al mismo tiempo un refugio y un arma de defensa”, explicó el poeta, que considera que sus versos son políticos aunque, sostiene, eso lo tienen que decir los demás: “una poesía tiene que ser política, tiene que ser un poema de amor, tiene que ser todo… o es todo o no es”.

Cree que la poesía está siendo reconocida en la actualidad más que en otras épocas, a pesar de que se lea menos que otros géneros: este mundo “está más cercano al poema que a otras formas literarias porque tiene que ver con la interioridad, con la intimidad y esta pandemia, desgraciadamente, en su terror, en su omnipresencia, lo hace más plausible”: “La poesía está recogiendo esto, no sé de qué forma pero es más afín que las grandes narraciones”.

De Zurita se destacó la dignidad de su palabra poética y cree que la dignidad es algo elemental que hace a una persona “poder mirar a alguien de frente, mirarlo a los ojos”. Reconocido también por su aportación al patrimonio común iberoamericano, Zurita considera que siempre ha existido un “lamentable” desconocimiento mutuo entre la literatura española y la del resto de países latinoamericanos, aunque cada vez sea menor.

Pero todos tenemos un idioma común, dice, la lengua madre. “En ella cada uno va encontrando su forma de guardar sus historias, sus peculiaridades, aunque hay una cosa mucho más general que es esa lengua y en eso estamos todos unidos”. Por eso, insiste en que prohibir una lengua es como prohibir el aire, ya sea el castellano, el catalán o el vasco.

Partidario de un lenguaje inclusivo pero sin que se lo fuercen, dice que no le gusta “el todes” y prefiere “todas y todos y repetir todas las palabras en masculino y en femenino antes de incluir una e o una x o cosas extrañas”.

Sobre su país, Zurita considera que Chile está viviendo una situación de gran esperanza después de decidir hace un mes en un plebiscito, en respuesta a las protestas sociales, redactar una nueva Constitución en sustitución de la actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet.

“Se abre una gran esperanza pero para los que somos ya viejos estamos también seguro ante una futura desilusión pero, de momento, estamos expectantes”, señaló el escritor, que cree que el proceso es también una puerta de esperanza para los pueblos indígenas y sus lenguas. Habría que fomentar todas porque “cada vez que desaparece una lengua, desaparece un mundo”.

El premio que recogió de manos de Doña Sofía es una gran alegría para el poeta, que cita una frase que asegura que “todo el mundo tiene derecho a su minuto de alegría en medio del apocalipsis”. Y recalca que el optimismo es una profesión que no hay que abandonar nunca. 

*Agencia EFE

Redacción DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Director General: Pavel Arellano Arellano
  • Nacionales: Jose Pelico y Elder Interiano
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Fernando López
  • Web y redes sociales: Ronald Mendoza
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez
  • Fotografía: Luis Echeverría
  • Diseño: Héctor Estrada

más temas

©2020 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.