Comunícate con nosotros al 1590

OPINIÓN

Claves para una mayor eficacia en la vacunación

Avatar

Publicado

-

Las pruebas de antígenos, PCR y anticuerpos se han convertido en herramientas clave en la batalla contra el Covid-19, pues ayudan al diagnóstico, toma de decisiones, dar seguimiento a pacientes que superaron la enfermedad y ahora también para aumentar la eficacia en la vacunación. En el contexto de la llegada de nuevas vacunas contra el coronavirus, estas pruebas podrían ser fundamentales para mejorar los planes de inmunización, especialmente en aquellos países que cuentan con pocas dosis de los biológicos, según coinciden varios especialistas. Sin embargo, cada prueba tiene características específicas que definen su elegibilidad, y esta depende de la fase de la enfermedad en la que se encuentra el paciente, el lugar donde se realiza la prueba y su propósito. 

Oswaldo Rodríguez, gerente general de la división diagnóstica de Roche Ecuador, explicó que los tests contra el Covid se dividen en dos grupos: los que sirven para detectar una infección aguda de SARS-CoV-2 y los que miden la respuesta inmunológica ante la infección o la vacunación. 

“Las (pruebas) moleculares o PCR sirven para detectar la infección, inclusive en pacientes asintomáticos, mientras que la de antígeno proporciona una respuesta cualitativa sobre la presencia del virus en el organismo”, afirmó. Esto quiere decir que con ambas pruebas una persona puede saber si tiene la infección activa, aunque la PCR, explicó Rodríguez, es más precisa y específica.

Estas pruebas podrían ser fundamentales.

Las ventajas de las pruebas de antígeno son: que no requieren de gran infraestructura para llevarse a cabo; son más baratas, y su resultado se obtiene en poco tiempo. Por otro lado, existen las pruebas de anticuerpos, las cuales detectan la respuesta inmunológica para confirmar “si el paciente ha generado anticuerpos naturales o artificiales (con la vacuna)”. El especialista señaló que en el contexto de las nuevas vacunas estas pruebas resultan fundamentales no solo para saber si un paciente responderá a la vacuna, sino también para evaluar su inmunidad tras la aplicación del biológico. La utilidad de estas pruebas empieza a considerarse, y por ello la Cruz Roja ecuatoriana firmó hace unas semanas una alianza con Roche para efectuar pruebas pre y posvacunación, lo que sirve como un buen ejemplo para toda la región.

Es importante el periodo posvacuna, pues se puede valorar la respuesta inmune artificial a la proteína S del coronavirus y con ello determinar la efectividad del suministro de la misma y la respuesta inmune en el organismo de los pacientes. Esto ayudará también a los pacientes a decidir, en caso de que no desarrollen inmunidad con la vacuna, qué otras opciones de inmunización tienen. Otros de los beneficios que tienen las pruebas de anticuerpos para el Covid-19 está en el desarrollo de las vacunas. “Las pruebas están en toda Latinoamérica, y cada filial trabaja en sus usos. Por ejemplo, en Estados Unidos las pruebas anti S han sido parte de las pruebas de la vacuna de Moderna”, refirió Rodríguez. 

Del mismo modo, recordó que el Instituto Butantan de Sao Paulo, uno de los principales centros de investigación biomédica de Brasil y el cual llevó a cabo las pruebas de Fase 3 para la vacuna del laboratorio chino Sinovac Biotech, ha hecho uso de las pruebas. “Esto es con la finalidad de medir si la vacuna es efectiva”. Pese a la llegada de las vacunas, Rodríguez pidió ser conscientes de que aun con ellas no se deben relajar las medidas frente al coronavirus. “Puede ser que la inmunidad que tenemos tras haber contraído covid o tras la vacuna nos sirva para el virus ‘original’, pero se ha visto que esa inmunidad no sirve para mutantes como las africanas”, es por ello que, la única y efectiva manera de evitar contagios es con mascarilla bien colocada o doble mascarilla, distancia mínima de dos metros y lavado de manos. “Esto ofrece protección de 96.5% y eso es mejor que cualquier vacuna”, finalizó.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

OPINIÓN

Las “buenas prácticas” (y II)

Avatar

Publicado

-

En resumen, el Sernac identifica diez “buenas prácticas”, a saber, que: 1) la intervención en juicio colectivo sea justificada y contribuya a los fines de la acción; 2) el legitimado activo que pretenda intervenir en el proceso judicial conozca la estrategia jurídico procesal del actor; 3) los intervinientes en el proceso colectivo insten a la elaboración de acuerdos completos y suficientes; 4) los legitimados activos distintos del Sernac que ejerzan acciones colectivas idénticas a la ejercida por el Sernac notifiquen al servicio de esta circunstancia y soliciten cuando corresponda la acumulación de autos; 5) en caso de desistimiento de un legitimado activo, antes de su materialización, sea consultado de manera privada el demandante principal; 6) los legitimados activos entreguen toda la información disponible para la formación de grupos y subgrupos para la determinación de las compensaciones o indemnizaciones correspondientes; 7) se eviten mensajes o declaraciones públicas que causen erróneas expectativas a los consumidores; 8) se use adecuadamente la información pública, secreta y reservada; 9) se mantenga un actuar coordinado entre los intervinientes del proceso que busque la protección de los consumidores y 10) se incorporen ciertos clausulados en los acuerdos, cuando hay pacto sobre costas hacia las asociaciones de consumidores. Aun cuando las “buenas prácticas” que identifica el Sernac son en general valorables (como sucede también en las demás circulares ya mencionadas), adolecen de dos problemas, que se vinculan con el diseño de los juicios colectivos: no se condicen con la naturaleza contenciosa de los juicios, y los intervinientes en el proceso tienen intereses que no necesariamente están alineados. De ahí, entonces, que lo que el Sernac estime que es una buena práctica, no necesariamente lo es para el resto de los intervinientes en el proceso.

No por esta razón se va a estar incurriendo en una mala práctica.

Así, por ejemplo, el Sernac cree que es una buena práctica (incluso para el demandado) instar por un acuerdo. Pero puede el proveedor, razonablemente, no querer llegar a un acuerdo, pues disiente de la interpretación del servicio.

No por esta razón se va a estar incurriendo en una mala práctica sino, muy por el contrario, la parte tiene la posibilidad de ejercer su derecho a defensa. Por otra parte, las asociaciones de consumidores y grupos de consumidores y el Sernac pueden tener razonablemente intereses diversos, y no por ello van a incurrir en una mala práctica al no llegar a un acuerdo.

En conclusión, aunque estas “buenas prácticas” son conductas deseables en el marco de un juicio colectivo, su infracción no tiene efecto en el proceso judicial, dada la estructuración de este y los distintos intereses de los intervinientes, sobre todo entre los legitimados activos.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

OPINIÓN

Un estudio sobre discapacidad

Avatar

Publicado

-

En el presente mes se realizará en Sololá un estudio, para determinar cuántas personas con discapacidad y adultos mayores utilizan técnicas de apoyo como silla de ruedas, muletas, bastones, apoyamanos, aparatos auditivos y otros instrumentos. La encuesta lleva por nombre Recolección de Datos de Acceso a Tecnologías de Asistencia (rATA). Una herramienta para el análisis de entrevistas a una población determinada, que proporcionará datos estandarizados sobre las necesidades satisfechas y no satisfechas en diferentes contextos.

El proyecto de rATA tendrá una duración de 36 días, y determinará la prevalencia de las limitaciones funcionales de personas mayores de 2 años en el uso de los productos de apoyo y las necesidades insatisfechas, lo que permitirá identificar las barreras en el acceso y la satisfacción de los productos de apoyo que utiliza la población de Sololá.

La muestra que se tomará para la realización del estudio es de tres mil 50 personas, de 61 conglormerados de Sololá y los municipios: Santa María Visitación, Santa Lucía Utatlán, Nahualá, Santa Catarina Ixtahuacán, tomando como base el Censo 2018, que dio como resultado que más de 1 millón 500 mil personas viven en condición de discapacidad, mayormente en el área rural, en pobreza y pobreza extrema. 

El Conadi brindará acompañamiento en el proceso.

Este proyecto estará a cargo de la Fundación Liliana, de Holanda; Universidad de Higiene y Medicina Tropical de Londres, Inglaterra; Proyecto de Prótesis para el Movimiento en Guatemala, con el apoyo del Consejo Nacional para la Atención de Personas con Discapacidad (Conadi) y Asociación de Padres y Amigos de Personas con Discapacidad de Santiago Atitlán (Adisa). 

El Conadi brindará acompañamiento en el proceso, para determinar las áreas de mejora, facilitará los acercamientos en el ámbito local. Asimismo, apoyará en la revisión de la herramienta para que se aplique con pertinencia cultural.

Uno de los desafíos del estudio es que se realiza durante la pandemia del Covid-19. Sin embargo, los encuestadores aplican los protocolos de seguridad y son hisopados periódicamente. Los pobladores deben  contribuir otorgando datos para la obtención de un producto que posteriormente será un instrumento de incidencia para la generación de políticas públicas en beneficio de la población con discapacidad.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

OPINIÓN

Implicarse con el patrimonio cultural (II)

Avatar

Publicado

-

El concepto e idea de patrimonio se configuraron en el siglo XIX, tras las experiencias de destrucción a causa de las guerras y revoluciones, que hicieron desaparecer muchas huellas de un pasado aborrecido que querían borrar. Una circular de la Convención Nacional Francesa de 1794, tras las múltiples destrucciones, recordaba: “Vosotros no sois más que los depositarios del bien donado a la gran familia, la que tiene derecho a pediros cuentas.

Los bárbaros y los esclavos detestan las ciencias y destruyen los monumentos artísticos. Los hombres libres los aman y los conservan”. En España, tras las desastrosas consecuencias de la Desamortización de Mendizábal, no tardaron en surgir las Comisiones de Monumentos provinciales para tratar de frenar una catástrofe en patrimonio, mueble e inmueble, bibliográfico, musical y documental.

Al apreciar nuestro patrimonio cultural, podemos descubrir nuestra diversidad e iniciar un diálogo intercultural sobre lo que tenemos en común con otras realidades. Al respecto, nada mejor que recordar esta reflexión de Mahatma Gandhi: “No quiero mi casa amurallada por todos lados, ni mis ventanas selladas. Yo quiero que las culturas de todo el mundo soplen sobre mi casa, tan libremente como sea posible. Pero me niego a ser barrido por ninguna de ellas”. 

Una sociedad avanzada y libre debe salvaguardar y gestionar adecuadamente su patrimonio. Una sociedad avanzada, culta y con altos niveles de bienestar, no puede consentir que su patrimonio cultural esté ausente de su devenir cotidiano.

Una sociedad avanzada y libre debe salvaguardar y gestionar adecuadamente su patrimonio.

El progreso, en cierto modo, se puede medir por el nivel cultural alcanzado por la misma. Ello ha generado que, en países desarrollados, exista una gran demanda social en torno al uso y disfrute de los bienes culturales. Este hecho se ha convertido en una exigencia ante las instituciones, lo que se ha traducido en el derecho de los ciudadanos a la cultura, como reconocen distintos textos constitucionales. Esto último ha llevado también a valorar los riesgos que suponen las masificaciones y los aspectos positivos y negativos del turismo cultural.

En ese sentido, hay que insistir en que el uso y disfrute del patrimonio cultural puede y debe ser rentable desde una gestión que implique su investigación, conservación y difusión. Las directrices de la Unesco y otros organismos insisten en el conocimiento, difusión y sensibilización en torno a los bienes culturales, proponiendo a los Estados programas de educación e información mediante cursos, conferencias y seminarios en todos los grados de la enseñanza, reglada y no reglada, en aras a promover y realzar el valor cultural y educativo del mismo.

Entre los numerosos textos emanados de altas instituciones, destacaremos uno de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Arquitectónico de Europa, de 1985, en el que se apela a “sensibilizar a la opinión pública sobre el valor del patrimonio arquitectónico no solo como elemento de identidad cultural, sino también como fuente de inspiración y de creatividad para las generaciones presentes y futuras”.

Afirma Julio Valdeón que la historia de un pueblo es de todos sus habitantes y constituye el mejor soporte para saber hacia dónde se camina. Si ese pasado se vincula a testimonios materiales, a los bienes culturales, la conciencia colectiva será mucho más fuerte. Perder las referencias del pasado, equivale a borrar el camino y favorecer la desorientación.

Octavio Paz escribió aquello de “la arquitectura es el testigo menos sobornable de la historia”, afirmación que puede extrapolarse a otros bienes culturales. Faustino Menéndez Pidal nos recordaba que “el pueblo que no conoce su pasado, que ignora las vías por donde llegó a estar donde está y a ser lo que es, queda a merced del que quiera mostrarle una historia falsificada con fines sectarios”.

 Continuará…

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

 

  • Directora general: Silvia Lanuza
  • Subdirector general técnico: Víctor Valenzuela
  • Coordinación: Francisco Chinchilla
  • Nacionales: Elder Interiano, Jose Pelico, Carlos Ajanel S. y Erick Campos
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Max Pérez
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez

más temas

©2021 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.