Cítricos, presentes en infinidad de recetas

Los cítricos son esas frutas ácidas o agridulces que complementan la dieta y están presentes en infinidad de recetas dulces y saladas.

Las naranjas pueden ser dulces o agrías. Se consumen frescas, en jugos, en ensaladas y aliños, pero también se agregan a postres y salsas dulces o saladas, como el tradicional pato a la naranja. Combinan bien con canela, cardamomo y  jengibre, y su cáscara se emplea para elaborar mermeladas.

Los pomelos y toronjas tienen una piel amarilla o rosada, y su pulpa es amarilla, rosada o roja. Sin embargo, el pomelo es más jugoso que la toronja. Al adquirirlos, escoja los que pesen bastante con respecto a su tamaño, y tengan piel firme y brillosa. Cuanto más oscura es su pulpa, más suaves y dulces resultan.

Tanto los pomelos como las toronjas suelen comerse crudos, cortados por la mitad y con la ayuda de una servidora. Algunos le agregan un poco de azúcar para contrarrestar su sabor amargo. Sirven para acompañar pato, pollo, cerdo y camarones, mientras que los gajos se pueden añadir a las ensaladas y postres, como sustitutos de la naranja o la piña.

Por su acidez, los limones realzan el sabor de los alimentos. Se agregan a ciertas frutas y verduras para evitar que estas se oxiden o ennegrezcan. Aromatizan salsas, verduras, sopas, pasteles, galletas y helados. En vinagretas y aliños son sustitutos ideales del vinagre. Como son refrescantes, se emplean en limonadas y cócteles, como margaritas, mojitos y daiquiris.

Las mandarinas parecen una naranja pequeña, pero son más achatadas y resultan fáciles de pelar. Su pulpa, dulce, delicada y aromática, es menos ácida que la mayoría de cítricos. Por eso, se suele comer al natural y en jugos.

Al adquirir cítricos procure que tengan la piel tersa y su color natural sea pronunciado, ya que mientras más clara sea la piel menos jugo y acidez tiene su pulpa. Por ejemplo, los limones de piel lisa son muy jugosos, pero los de poros grandes son ideales para rallar.

Evite comprar frutas que tengan manchas, golpes o la piel arrugada, y conserve preferiblemente a temperatura ambiente. Considere que la cáscara puede estar rociada con pesticidas o cubierta con cera, por lo que debe retirarla y lavar bien.

El valor nutricional de los cítricos es importante. Recuerde que las naranjas, los limones, las mandarinas y los pomelos son una excelente fuente de vitamina C, que ayuda a mantener el sistema inmunológico en buen estado.

Euda Morales