Comunícate con nosotros al 1590

OPINIÓN CULTURA

Canciones entre padres e hijos, héroes y villanos

Publicado

-

Las canciones entre padres e hijos son difíciles de entender. Hay una dicotomía entre el grito y la caricia. En muchas abunda la incondicionalidad humana o el dolor provocado por el desgaste físico. Sobre todo en temas como Mi viejo (1975), del cantante argentino Piero, o Algo le pasa a mi héroe (2015), del puertorriqueño Víctor Manuelle.

Si bien estos temas andan por el imaginario cursi de estas fechas, no abordan mucho del conflicto creado por la edad humana y la experiencia. Caen en una contemplación sentidísima de un cuerpo que se gasta y fuera del drama no hay más. Pero ¿qué es ser una figura paterna por estos días? Los seres ejemplares escasean, y lo que se quiere es mejorar la humanidad, pero esto sucede muy poco.

Las experiencias que se trasladan de una generación a otra empiezan mal cuando se pide consejo. Primero es el golpe y luego el reproche. Hay poco tiempo para la caricia y la enseñanza. No nos entendemos. Es difícil ver a nuestros padres como infantes. Es decir, ellos parecen adultos y cuesta mirarlos como niños.

En Father and Son, de Cat Stevens o Yusuf Islam, la crisis existencial es fuerte y dolorosa. Las dagas son fuertes: “Eres joven, es tu culpa, hay mucho que tienes que aprender”. Cat sabe que, luego de mucha experiencia, la reflexión es el primer paso para encontrar la respuesta, y eso no ayuda a un niño a resolver un problema inmediatamente.

No sirve tampoco decir: “Soy viejo, pero feliz”. En voz alta y con mayor sobresalto la conciencia de Yusuf dice: “Cómo puedo explicarle, es siempre la misma historia, llega y se va”. Después hay un espejo lírico: “Desde el momento en que pude hablar se me ordenó escuchar (todos pasamos por esta fase), y la única manera que entiendas es que me vaya, sé que tengo que irme”, afirma como padre. Sin embargo, le gana el sentimiento al insistir. Esto le ha costado muchas lágrimas, pero el dolor será más grande si lo ignora.

Después nos topamos con un tema como: Esos locos bajitos, de Joan Manuel Serrat, en el que el rol paternal es más natural y menos tormentoso. Los hijos son niños que corren siempre tras la pelota, y joden y joden. Les transmitimos nuestras frustraciones con leche templada. Nada puede impedir que se equivoquen o que sufran, que decidan y se tropiecen, que crezcan y digan adiós. Es la ley natural. Serrat sabe que la alegría de ser padre viene con un precio, por momentos barato, mientras que Yusuf sufre con el dolor del mundo.

Están esas composiciones ingratas y malditas como A boy named Sue, de Johnny Cash. El personaje de la canción es un hombre con nombre de mujer, que gracias a eso tuvo que volverse macho alfa y defenderse. En un duelo a muerte con un hombre descubre que es su papá y por qué lo llamó así. Es un hilarante y crudo tema de la relación entre ambos.

Ser padre ciertamente resulta en una crisis existencial. Sobre todo porque deseamos hacerlo bien y no queremos el reproche. Duele porque los papás se van, los consejos que nos dan se quedan y porque los sueños cambian.

Al final queremos lo mejor para nuestros vástagos, pero todo viene con un precio. El cuero duro no detiene las balas y la vida no te recibirá con una herencia. Crecer es difícil, y la vida es fácil de odiar y de vivir. Escuchar música sana y que consuela, eso no cambiará.

Allan Martínez
Seguir leyendo

ARTES

Señorita corazón, por Eugenia Cruz

Publicado

-

Nos amamos, pero…

¡Bienvenidos a este nuevo espacio! Señorita corazón es un “Amorosos anónimos”, así que siéntanse libres de escribirme, proponerme temas de discusión y llorar conmigo.

Esta columna va con dedicación especial a todos aquellos que han descubierto que el amor no es suficiente. Para estar en una relación sana necesitas muchas cosas, algunos ejemplos: comunicación, confianza, cosas en común y mismos gustos en comida.

Con esto quiero decir que podrías amar a alguien, pero… esa persona no vive cerca, no le gustan los tacos al pastor, se pelea mucho contigo (y a veces, de formas muy abusivas), sus papás se odian y no los dejan estar juntos (Romeo, Romeo, ¿dónde estás que no te veo?). Eso puede complicar la dinámica de pareja y llevarnos a un desenlace triste.

Aquí van las preguntas del día:

Enamoradísima de su ex: “Todavía sigo hablando con mi ex de cuando tenía 16 años (tengo 28) y cada vez que nos vemos, la llama revive. Ambos sabemos que nos queremos, pero la vida nos puso en caminos diferentes y no podemos estar juntos. Como te digo, el amor sigue, ¿qué hago?” 

¡Mata la llama! Puede ser que todavía sientan chispas al verse, pero creo que te quedaste estancada en él por costumbre. ¿Sabes? El amor no debería de ser tan complicado. Cuando las personas están hechas para estar juntas, las piezas encajan y las cosas empiezan a salir bien. Creo que deberías de darte un tiempo, alejarte de los viejos vicios y darte la oportunidad de conocer a alguien más.

Pd. Te recomiendo salir con tus amigas a comer helado. Hay que empezar a enfriar ese ex-romance.


Chica sad: “¿Volverías con el novio que te engañó con una amiga, con una del trabajo y saber con cuantas más?”. 

Pd. Salí al mar, hay muchos peces.


Amiga date cuenta: “Ya había tomado una decisión sobre estar con alguien, pero anoche mi mejor amigo me besó y me dijo que me amaba. Esto ya había pasado una vez, pero hablamos y no queríamos arruinar la amistad. ¡Él tiene novia!” 

La recomendación principal es ¡alégale al chavo, tiene novia! Creo que misifus no es tu mejor amigo, no está bien que te bese cada que le entra en gana. Tal vez sería bueno que te alejes un tiempo de él.

En cuanto a tus sentimientos, creo que deberías de estar sola un tiempo. Si el beso de tu mejor amigo te confundió, probablemente no estabas segura de estar con la otra persona. Es mejor que te des un tiempo para ti.

Pd. Evita ir a lugares donde vaya tu mejor amigo hasta que sepas si quieres seguir siendo su amiga.


Chick Flicks: “Hace unos meses me cambió por otra. Luego regresó arrodillado a pedirme perdón, ¡¡no sé qué hacer!!” 

Nope GIF by karencivil - Find & Share on GIPHY

Pd. No regreses con alguien que te dejó tirada. Te mereces un amor que quiera quedarse contigo.  


Boo: “El chico al que amo solo quiere tener una relación abierta conmigo. No sé qué hacer. Quiero formar parte de su vida, ¿será la forma indicada?”

Boo, creo que no es la forma indicada. Tú ya te diste cuenta de que quieres tener una relación seria con él. Creo que lo mejor es que le hables, le cuentes lo que estás sintiendo y que él decida si quiere quedarse en tu vida con estos nuevos términos. Si dice que no, recuerda: no es la última Coca Cola del desierto.

Pd. No aceptes un amor que no va contigo.


Creo que el amor necesita un poco más para poder sostenerse. ¿Ustedes qué piensan? ¿Es suficiente amar a alguien para salir con esa persona?

¡Nos vemos el otro jueves! Espero que puedan escribirme al correo [email protected].com o en las redes Twitter e Instagram.

Recuerden: siempre que quieran hablarle a su ex, coman helado de vainilla, el resultado será más placentero.

Ice Cream Eating GIF by truTV’s Those Who Can’t - Find & Share on GIPHY
Redacción DCA
Seguir leyendo

ARTES

Círculos rusos

Publicado

-

Imaginen una vasta planicie con un horizonte infinito en blanco y negro, como si estuvieran metidos en algún film de Andrei Tarkovsky. Están sentados, observan un enorme cielo oscuro y lentamente recuestan su cuerpo sobre la tierra. Al ver al firmamento, pueden divisar y escuchar los relámpagos que iluminan esa llanura. Por momentos todo es hermoso, pero en el fondo saben que tanta tranquilidad es imposible. Nunca es así. En cualquier momento algo va a suceder, y sus ojos verán lo que sea que tenga que pasar. 

De esa manera es como mejor puedo describir la sensación que me produce la música de Russian Circles, banda originaria de Chicago y formada en un principio por Mike Sullivan y Dave Turncrantz. No es ningún secreto que uno de mis géneros musicales favoritos es el post rock, pues disfruto el poder de sus melodías, que por momentos pueden llegar a ser agresivas e intensas, y al mismo tiempo pueden ser lo más hermoso que sus oídos escuchen. Es un estilo que tiene también la cualidad de ser muy cinematográfico. Su capacidad de provocar atmósferas imaginarias es impresionante, y eso precisamente es lo que sucede con grupos como este. 

Escuchar Russian Circles es entrar, de alguna forma, en un estado espiritual, y créanme que no exagero con esta aseveración. Basta con escuchar discos como Guidance y Geneva. Canciones como Vorel y When The Mountain Comes To Muhammad hacen que mi piel se erice. Personalmente, amo cuando la música logra eso, porque es todo lo que busco, una experiencia auditiva total. 

Me gusta ver la música como algo ceremonioso, y hay bandas que merecen tener nuestra entrega total para disfrutarlas. Por eso, una cosa importante a tener en cuenta acerca de un grupo como Russian Circles, es escuchar sus discos en conjunto en lugar de solo canciones individuales. Solo entonces se pueden abrazar esos paisajes sonoros, y la experiencia para el oyente es completa. 

Si por su cabeza han pasado pensamientos tales como: “Si el fin del mundo tuviera una banda sonora, ¿cómo sería?” Entonces, queridos lectores, si aún pueden visualizarse en ese paisaje que mencioné al principio, si creen que de alguna forma extraña se sienten como en un lugar que les invita a quedarse y ser testigos de las cosas que vendrán, creo que Russian Circles tiene la respuesta para ustedes. Ojalá sea la que han estado buscando.

Para escuchar: (Discos completos) Geneva, Guidance, Memorial, Enter y Blood Year.

Álvaro Sánchez
Seguir leyendo

ARTES

The Black Keys: Let’s Rock

Publicado

-

Sin duda, The Black Keys es el primer supergrupo del siglo, y Let’s Rock, álbum que salió al mundo el 28 de junio, refuerza esa idea. La banda carga sobre hombros la tradición de dos tipos sin suerte que no quieren fama, pero que hoy son dos figuras icónicas en la escena, y parecen estar conformes con ello. 

Mas, hubo un tiempo en que The Black Keys no vendía entradas a sus conciertos, y los fríos inviernos mataban ambiciones. El dúo había sacado tres discos aclamados por la crítica, pero el éxito aún no encontraba el garage

Después de rechazar una oferta de una compañía de mayonesa, Los Keys tuvieron que aceptar que venderse no sería fácil, aunque tampoco difícil, ni lo peor, pues en algún momento tendrían que comer. Así que aceptaron la siguiente propuesta y después la otra, y de pronto su música se escuchaba en series de televisión, comerciales y películas. Llegó el día en que vendieron un Madison Square Garden en 15 minutos, algo muy grande para un dúo de música indie.

Después del éxito que mantuvieron con el psicodélico y melancólico Turn Blue (2014), Dan Auerbach (guitarra) y Patrick Carney (batería) regresan con Let’s Rock, un disco rock pop digerible con metales groovies y ásperos solos de guitarra que de pronto se incendian o gritan.

The Black Keys es un dúo con el que uno, como receptor, no puede dejar de encariñarse. Encontraron la receta para entretener con música honesta y letras sencillas, y eso les da autenticidad. El mercado de empresas parece tener cierta infatuación con ellos. Podría ser porque sus canciones no rebasan los 3:30, duración marcada por el pop para pegar en la radio; nunca se sabe.

Let’s Rock abre con Shine a Light y la letra que evoca la pérdida: “Have you ever tried to love someone who wasn’t even there?” Eagle Birds le sigue, y es imposible no bailar como el video de Lonely Boy, de El Camino (2011); mientras Lo/Hi tiene un guiño a Gimme Shelter, de los Stones. 

Walk Across The Water es una balada melancólica en la búsqueda de aquel “yo” que una vez fue feliz. Tell me lies exige acabar con el acto eterno de sorprender. Dime todas tus mentiras, acaba con tu acto, que, al fin y al cabo, veo tu esencia. Aunque la frase: “Every Woman who’s ever loved you, is telling you lies”, nos dice que Auerbach sigue amargado por su rompimiento y desconfía de todo. 

Every Little Thing es lo que sucede después de marchitar un corazón noble; una venganza divina: “Hold on / Count your blessings / The road’s long and it ain’t always smooth / Every little thing that you do / Is always gonna come back to you.”  Get Yourself Together es la limpia necesaria después de la revolcada emocional. 

Sit Around and Miss You es una baladita tipo Have You Ever Seen The Rain de Creedence Clearwater Revival. Así podemos encontrar canciones que entretienen con su lírica como Go, o la corrupta Breaking Down, que insinúa maldad luego de una ruptura emocional. Under The Gun y Fire Walk With Me cierran el disco incendiariamente y con ganas de más.

Let’s Rock prueba que para entretener se necesita talento. Esto es pop, blues y rock de garage endulzado y aderezado como la receta de tu comida favorita. Sigue la tradición de sus predecesores. No tiene un tema significativo, pero el ensamble es ciertamente encantador. El dúo sigue su camino exitoso y continúa imparable.

Allan Martínez
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Director General: Pavel Arellano Arellano
  • Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo
  • Nacionales: Jose Pelico y Elder Interiano
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Max Pérez
  • Web y redes sociales: Ronald Mendoza
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez
  • Fotografía: Luis Echeverría
  • Diseño: Héctor Estrada

más temas

©2018 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.