Brasil y FAO, y alimentación escolar (I)

El 23 y 24 de agosto recién pasado, el Ministerio de Educación llevó a cabo el Segundo Congreso Nacional de Alimentación Escolar, en el municipio de San Miguel Ixtahuacán, del departamento de San Marcos, con la intención de fortalecer las metodologías y buenas prácticas para la implementación del programa que ampara el Decreto 16- 2017, promulgado por el Congreso de la República, que sustituye al Decreto 13-71, que se refería a la refacción escolar rural.

Ahora, conforme a la nueva legislación, se trata de darles a los niños en edad escolar, desde los cinco años, hasta que egresen de la escuela primaria, una alimentación nutritiva que les permita atacar la desnutrición aguda, en ocasiones, y crónica en algunos municipios de nuestro país.

Se tuvo como invitados a Silvio Pinheriro, presidente del Fondo Nacional de Desarrollo para la Educación de Brasil; Karine Santos, coordinadora nacional de Alimentación Escolar de Brasil; Najla Veloso, coordinadora regional de Alimentación Escolar para América Latina y el Caribe, por la Cooperación Internacional de Brasil-FAO, y a Diego Recalde, representante de la Agencia de Cooperación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Con la participación de las autoridades internacionales invitadas, se comprende que el Ministerio de Educación busca en el Programa de Alimentación Escolar que la calidad de la alimentación en las escuelas del país no solo sea variada, sino con los mejores nutrientes.

De acuerdo con lo señalado por Silvio Pinheriro, Guatemala, a partir de la promulgación de la ley, en 2017, y su operativización este año, ha alcanzado cifras que a Brasil, en el mismo período, hace un poco más de 50 años, le resultó muy cuesta arriba. Por su parte, Karine Santos manifestó que es plausible que Guatemala cuente con una ley de alimentación escolar, que permite no solo atacar la desnutrición aguda y crónica en los niños. Por su parte, Najla Veloso señaló que el proceso de la implementación de la ley apenas se inicia, y es por ello que desde el Programa de Cooperación de FAO-Brasil se apoya técnicamente y se promueve el intercambio de experiencias entre países y la Cooperación Sur-Sur.

Otro tema importante para FAO, es la agricultura familiar, pues se le considera un pilar para la economía rural y vinculante a las compras de alimentos por parte de las escuelas públicas, pues ello contribuye a la dinamización de las economías rurales, cuyo medio de vida es la producción de alimentos, señaló en su discurso Diego Recalde, representante de FAO en el país.

Continuará

Fernando López