Bombero forestal preserva la vida y los ecosistemas

Los incendios forestales constituyen una de las principales amenazas

para las áreas protegidas y la diversidad biológica, por la degradación y pérdida de ecosistemas y bosques.

Un incendio sin control arrasa con todo lo que encuentra a su paso, afectando la cobertura forestal, degradando los suelos, los refugios y fuentes de alimentos de muchos animales, liberando CO2 al ambiente, amenazando también vidas humanas.

Por naturaleza, los seres vivos huyen de las condiciones que significan peligro para su vida, siendo este el caso de los incendios forestales. No obstante, un bombero forestal, en cumplimiento de sus principios, sabe que en sus manos está luchar contra las llamas para disminuir los daños que estas provocan si se les deja sin control. Héroes que se unen con un objetivo en común: “Combatir los incendios forestales para preservar la vida y la integridad de los ecosistemas, que constituyen el patrimonio natural de nuestro país”.

El 4 de mayo se conmemora el Día Internacional del Combatiente de Incendios Forestales, en memoria de 5 bomberos combatientes fallecidos en un incendio en Linton, Canadá, a raíz de un accidente ocurrido en 1998. En ese contexto, el Consejo Nacional de Áreas Protegidas felicita y agradece la entrega de los bomberos forestales, guardarrecursos, elementos del Ejército de Guatemala, sociedad civil, municipalidades, organizaciones gubernamentales y organizaciones no gubernamentales, recordando también a aquellos héroes guatemaltecos que perdieron la vida apagando incendios forestales. Gracias combatientes, su legado prevalecerá por siempre.

Es importante destacar la labor de quienes se enfrentan a las llamas arriesgando su vida, que han dedicado tiempo durante largas jornadas y semanas enteras, sin importar las condiciones climáticas ni las topografías de las áreas, con el fin último de proteger los bosques.  Han demostrado tener el corazón y la valentía, que no cualquier persona puede asumir, ya que no solo apagan incendios, sino que, además, cumplen la función de educadores ambientales, realizando actividades de prevención, reforestación y concienciación.

Se reconoce el esfuerzo y compromiso de los bomberos forestales, quienes han logrado liquidar incendios de gran magnitud, resguardando de esa forma importante biodiversidad, ecosistemas y un sinfín de recursos naturales indispensables para la vida.

Agradecemos también a aquellas mujeres y hombres que, sin ser bombero forestal, han apoyado como voluntarios en la labor de combate a los incendios forestales; su trabajo y entrega es primordial para tener siempre una Guatemala Megadiversa.

“Su dedicación los hace héroes de nuestros bosques.”

Elder Figueroa