Aumenta cifra de muertos en camión

Las autoridades estadounidenses culparon ayer al chofer del camión hallado repleto de migrantes en Texas, a inmediaciones de la frontera con México, por transportar inmigrantes ilegales, en tanto que el total de muertos subió a 10.

El décimo fallecido, un hombre adulto, murió en el hospital en la madrugada, según la Fiscalía estadounidense, que acusó a James Bradley Jr., 60 años, originario del estado de Florida, por transportar inmigrantes ilegales.

El chofer puede enfrentar cadena perpetua o la pena de muerte por conducir el vehículo en el que se hallaron 39 migrantes apilados, y donde las autoridades sospechan viajaron hasta 100 personas a la vez.

Informe

En el tráiler iban los guatemaltecos Garpar Alonzo Alonzo, de 17 años, originario de San Mateo Ixtatán, Huehuetenango; Delmin Darío López Colom, de 23, quienes están estables; y Frank Guisseppe Fuentes Gonzáles, de 20, de la capital, quien perdió la vida.

El canciller Carlos Raúl Morales anunció que el Ministerio de Relaciones Exteriores se hará cargo de repatriar los restos del connacional. Unas 28 personas resultaron heridas, 20 de ellas están en situación crítica, incluidos dos menores en edad escolar, que son tratadas en siete hospitales, dijo el jefe de la Policía de San Antonio, William McManus.

El portavoz del Hospital Universitario de San Antonio, Donald Finley, dijo que seis adultos fueron ingresados en ese centro en estado delicado. Los viajeros fueron hallados en la madrugada del domingo, en el interior de un automotor, en un estacionamiento de San Antonio.

El secretario estadounidense de Seguridad Interior, John Kelly lamentó las muertes sin sentido de los migrantes que, a su juicio, muestra la brutalidad de los traficantes de personas.

Redacción DCA