Comunícate con nosotros al 1590

OPINIÓN

Así afecta el tiempo a la salud (II)

Publicado

-

Sin embargo, cada vez existen más evidencias científicas de que la temperatura, la humedad y los cambios de presión atmosférica afectan de forma relevante a los procesos del organismo humano y también pueden afectar, de alguna forma, a las personas que sufren determinadas enfermedades.  Las enfermedades reumáticas están entre las patologías que más suelen relacionarse con el tiempo. En este sentido, el doctor Ocaña manifiesta que cada vez se da más importancia a la influencia de determinadas circunstancias como el frío, la lluvia y el cambio en la presión atmosférica sobre las enfermedades reumáticas.

“Este hecho no es porque sean la causa que las produce, sino como factores que influyen en el agravamiento de los síntomas de algunas de ellas, por ejemplo, el aumento del dolor en enfermedades como el Raynaud, cuadros de dolor miofascial, artrosis y artritis”. El facultativo también explica que el frío hace que, a nivel muscular, estemos más encogidos y, por lo tanto, se produzca una contracción involuntaria de los músculos, “lo que puede producir calambres, espasmos y contracturas. Esto contribuye a aumentar la sensación de rigidez que pueden tener los pacientes con enfermedades reumáticas”.

Hay teorías que indican que algunos estímulos provocan cambios a nivel celular.

“En las articulaciones, el líquido sinovial, que actúa como lubricante de los cartílagos para permitir el movimiento, se vuelve más viscoso, lo que provoca mayor fricción y rigidez y, como consecuencia, más dolor”. “Además, en enfermos con problemas reumáticos articulares, los receptores de presión de las articulaciones suelen estar alterados, lo que conlleva que estas personas sean más sensibles a los cambios bruscos de la presión atmosférica, lo que también hace aumentar su sensación dolorosa”. Asimismo, el doctor Ocaña apunta que las variaciones bruscas de temperatura, presión atmosférica e, incluso, de luminosidad pueden desencadenar migraña en algunos pacientes. 

En cuanto a las migrañas, el médico manifiesta que hay teorías que indican que algunos estímulos provocan cambios a nivel celular o molecular en cerebros susceptibles que causarían las crisis de migraña.  “En cambio, otras teorías señalan que hay una modulación inadecuada de estructuras cerebrales, como el hipotálamo, que favorecen que se tenga una percepción más intensa de los cambios meteorológicos y el paciente lo malinterprete como causa de la crisis”.

“Por otro lado, la duración y claridad de la luz natural se ha asociado también con alteraciones del humor. Asimismo, hay estudios del efecto que producen determinados vientos con características particulares de temperatura y movimiento, como el viento foehn (Suiza y Austria), que ocasionan alteraciones en la electricidad atmosférica, lo que causa efectos sobre la población que incluyen irritabilidad, falta de concentración, migraña, etc.”, relata.  No obstante, Ocaña subraya que el empeoramiento de los síntomas relacionado con los cambios de tiempo “es transitorio y termina cuando nos adaptamos a las nuevas condiciones meteorológicas o bien cuando estas revierten”.

Pero si el viento, la lluvia o las bajas temperaturas pueden hacer que ciertas enfermedades físicas empeoren, también pueden influir en el estado de ánimo y provocar “una mayor sensación de tristeza, apatía, desmotivación o incluso frustración”, señala Macarena del Cojo, especialista del Instituto Psicológico Cláritas.

La psicóloga indica que existen varias investigaciones que confirman que el tiempo atmosférico “no solo influye en el estado anímico de las personas, sino también en su comportamiento. Los factores que están más asociados a estos cambios emocionales y comportamentales son la temperatura, las lluvias y la luz solar”,  recalca.

“De manera contraria, un clima más cálido nos puede ayudar a encontrarnos mejor anímicamente, ya que estas condiciones nos invitan a realizar actividades fuera de casa y a relacionarnos socialmente más. Esto produce una mayor sensación de bienestar y un mayor nivel de actividad y energía”.

Sin embargo, Del Cojo aclara que las diferentes condiciones climatológicas no afectan a todo el mundo por igual en su estado de ánimo, “pues hay personas que son más susceptibles que otras”. 

Continuará… 

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Importancia y caracterización de los servicios públicos (IV)

Publicado

-

Lic. Francisco Leal
Dirección de Investigación, DIADI/INAP
[email protected]

Las necesidades de los ciudadanos se refieren a la cantidad de minutos horas, días o semanas que debe prestarse el servicio para que queden satisfechos (todo el día, algunas horas, solo unos minutos, todos los días, mensualmente).

Las expectativas se refieren a lo que los ciudadanos esperan del servicio según el ofrecimiento que se le hizo y que despertó su interés en recibirlo.

Así, las necesidades de los ciudadanos no son más que la solución de los problemas que no pueden resolver por ellos mismos, mientras que las expectativas son la forma en que esperan que se resuelva este problema, y estas varían de contexto a contexto.

Entonces, si las necesidades y expectativas de los ciudadanos no son atendidas, para ellos, el servicio no tendrá calidad, y, por lo tanto, estarán inconformes con la forma en que se les está prestando.
Imaginemos por ejemplo el transporte público. Podemos decir que la principal necesidad de los ciudadanos en este caso es trasladarse de un lugar a otro en el menor tiempo posible.

Es necesario desarrollar esfuerzos importantes en el fortalecimiento de los sistemas
integrales.

Esta necesidad no va a cambiar; sin embargo, es posible que haya expectativas diferentes en cuanto a la entrega del servicio pues también se espera que este se preste con cierto grado de amabilidad y que el viaje sea cómodo, lo cual, sino se cumple, aunque el traslado sea rápido, para ellos, el servicio no será de calidad.

Por lo anterior es necesario desarrollar esfuerzos importantes en el fortalecimiento de los sistemas integrales de administración y profesionalización de los servidores públicos, los que deben realizarse con carácter integrador, a efecto de contar con profesionales del servicio público que se identifiquen por su capacidad, competencia y calificación en el desarrollo de sus funciones.

La profesionalización de los servicios públicos debe implementarse en cada una de las dependencias e instituciones de gobierno como sistema integral vinculado con propósito que una persona transite, desde que ingresa al servicio público, crezca y cuente con una capacitación hasta su retiro, en forma planificada, organizada y controlada.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Igualdad ya: acabar con la discriminación por VIH

Publicado

-

Pablo Salazar

Representante de País de Unfpa Guatemala,

[email protected]

Alrededor de 38 millones de personas en el mundo son seropositivas. Cada día más de 3 personas son diagnosticadas con VIH en Guatemala. A pesar de la información y evidencia científica disponible, siguen existiendo muchos mitos y prejuicios alrededor del VIH.

Estos prejuicios impiden educar para la prevención y exacerban las prácticas discriminatorias que vulneran el derecho de las personas con VIH a una vida digna y plena.

Las y los jóvenes son una población particularmente vulnerable porque en la mayoría de los casos carece de información confiable y adecuada que le permita tomar medidas preventivas.

A diario el VIH les cambia la vida para siempre a 2400 jóvenes entre 15 y 24 años.

En el ámbito mundial, se estima que 5 millones de jóvenes viven con VIH.

Informes de Onusida revelan que, durante los dos últimos años, la pandemia por Covid-19 y otras crisis mundiales, han frenado el progreso en la batalla contra la pandemia del VIH, poniendo en riesgo la vida de millones de personas. 

Tras cuatro décadas de respuesta al VIH, las desigualdades persisten en los servicios básicos, tales como el acceso a una educación integral en sexualidad adaptada a la edad, servicios de salud sexual y reproductiva de calidad, el suministro de pruebas de detección y tratamiento.

Cada día el VIH les cambia la vida para siempre a 2400 jóvenes entre 15 y 24 años en el mundo.

Únicamente un tercio de las personas de los grupos de población clave, tienen acceso regular a la prevención. Estos grupos se enfrentan a importantes barreras legales, como la criminalización, la discriminación y el estigma.

Enfrentamos, además, un grave problema de diagnóstico tardío; es decir, cuando el virus lleva meses e incluso años atacando el sistema inmunológico, en gran medida, porque no hemos expandido el acceso a la autoprueba o pruebas realizadas por las comunidades.

Tampoco hemos logrado reducir las brechas en el acceso al tratamiento antirretroviral: el 31 por ciento de las personas que viven con el VIH aún no está en tratamiento en la región latinoamericana.

El eslogan del Día Mundial del Sida 2022, Igualdad Ya, es una llamado a la acción que demanda nuestro compromiso con: Educar a las juventudes a través de la implementación de programas de prevención pertinentes.

Aumentar la disponibilidad, la calidad y la idoneidad de los servicios para el tratamiento, las pruebas y la prevención del VIH y servicios de salud sexual y reproductiva de calidad, para que todas las personas reciban la atención que precisan.

Reformar las leyes, políticas y prácticas para abordar el estigma y la exclusión a los que se enfrentan las personas que viven con el VIH, los grupos de población clave y las poblaciones marginadas.

Garantizar el intercambio de tecnología para permitir un acceso igualitario a la mejor ciencia, tanto entre las comunidades como entre el Sur y el Norte del mundo. 

En el Día Mundial del Sida, que se conmemora el 1 de diciembre, de cada año, es preciso recordar que el VIH no ha desaparecido, continúa presente en la sociedad y existe una necesidad vital de aumentar la conciencia entre las personas, luchar contra los prejuicios, mejorar la educación y trabajar para abordar las desigualdades económicas, sociales, culturales y legales que frenan el progreso para poner fin al sida como amenaza para la salud mundial.

Lo lograremos en la medida que asumamos el compromiso de manera colectiva, como sociedad.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Consumo fast o slow: ¿Acepciones dicotómicas? (II)

Publicado

-

Stefania Pareti
Profesora e investigadora de la Facultad de Economía y Negocios

Esto da cuenta de que estamos bajo dos segmentos de mercado con necesidades diversas, el primero busca inmediatez y, por ello, opta por solicitar su producto/servicio a través de las diversas opciones de apps existentes, ya que son bienes y servicios sin un contenido emocional mayor, ya que es un evento efímero de corta duración.

Si no llega el producto a tiempo, el consumidor sabe que hay un equipo back up de atención al cliente que podría ayudar y no hay un involucramiento mayor. Pero si vemos la otra cara de la moneda, donde se busca experimentar el ser parte de la propia experiencia de consumo, la inmediatez pasa a segundo plano.

El foco de este otro tipo de consumo es justamente ser protagonista y seleccionar en persona el producto deseado, pasando por alto los costos de transacción que puedan estar implicados y justamente disfrutar de esa aventura slow de perderse dentro de un barrio, visitar distintas tiendas, activar los sentidos para determinar qué producto o servicio se adquirirá.

Lo único claro entonces es que la combinación slow y fast llegó para quedarse.

Por ello es que tanto lo fast como lo slow tienen cabida en el mercado, pero claro está que cada opción va de la mano a un segmento específico y, por otro lado, una misma marca puede contar con ambas ofertas de valor hacia su consumidor.

Por ejemplo, una cafetería puede dar la opción de delivery a quien busque un consumo fast y en paralelo puede ofrecer también la alternativa de visitar físicamente sus dependencias, para quien busque
deleitar y disfrutar lo slow.

Es por esto que en todas las grandes capitales está creciendo cada vez más el consumo local de proximidad y slow, donde se es actor de la propia experiencia y que no podrá ser ‘pedido’ a través de una app, ya que la única exigencia es ‘estar’ físicamente para crear cómo será tu propia historia.

Lo único claro entonces es que la combinación slow y fast llegó para quedarse, son dos conceptos a los cuales constantemente nos vemos enfrentados los consumidores, y dependerá de nuestra necesidad en el momento para evaluar por cuál de las dos opciones nos inclinaremos.

Las mismas marcas se están vinculando con el mercado a través de ambas alternativas disponibles, logrando sopesar la supuesta dicotomía.

Universidad del Desarrollo
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Dirección General: Silvia Lanuza
  • Coordinación de Redacción: Katheryn Ibarra
  • Editores: Jose Pelico, Erick Campos y Carlos Ajanel
  • Editora Web: Magaly Alvarado
  • Webmaster: Juan Pablo Ortiz
  • Deportes: Max Pérez

más temas

©2022 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.