APC, entre el smartphone y a era atómica

Eat the Elephant, de A Perfect Circle  (APC), es una crónica roquera fatalista que busca en su misma entraña la solución final a los tiempos atómicos e insolencia política.

Letras punzantes a modo de plegarias se convierten en una invitación a comer el elefante poco a poco, paso a paso; a no ser el problema sino la solución. El elefante simboliza fortaleza, determinación, paciencia y sabiduría ante la adversidad, y este título invita a asumirse paquidermo.

Con nueva alineación, Billy Howerdel y Maynard James Keenan se apoyan en James Iha, antiguo guitarrista de Smashing Pumpkins, el bajista Matt McJunkins (Puscifer) y el baterista Jeff Friedl, para crear pasajes orquestales del mejor rock progresivo.

La canción Eat The Elephant es una invitación a convertirse: “Just take the step/Just take the swing/Just take the bite/Just go all in”. Disillusioned es la decepción después del desengaño. Perseguimos cualquier cosa que brilla. Parece un reflejo hipnótico, como el sonido de la cuchara en la taza del té, y basta de eso. “Time to put the silicon obsession down /Take a look around, find a way in the silence”. Debes ser la voz que lidere el coro y no pequeñas islas.

The Contrarian habita en la voz del ignorante que intenta controlar al que es rebelde: cuidado con él. En The Doomed hay un descarado desprecio por las figuras políticas y ricos glotones que se revuelcan en la miseria de los malditos. No hay espacio para el decente, el misericordioso, el honesto; este es el maldito.

Irónica y desoladora, So long, and thanks for all the fish es una burla al culto de los famosos. Ya falleció Leia, Major Tom (David Bowie), Alí, Willy Wonka y, como estos íconos del pop que murieron en 2016, el niño pobre que caminaba por las calles.

Talk Talk es la queja a lo único que hacemos. Hay una masacre en una escuela en EE. UU, se escucha “Nuestras plegarias están con ustedes” y no se resuelve el problema de las armas. Hablas como Jesús, pero eres un farsante político. “Try walkin’ your talk or get the fuck out of my way”, sentencia Maynard.

Down By The River, Delicious y DLB se resumen en pasajes ambientales. Hourglass habla acerca de la lucha de ideologías y la política, como el medio para acabar con tus enemigos. Feathers y Get The Lead Out son invitaciones a la acción, a volar alto y liderar.

Eat The Elephant es un retorno triunfal de APC. Aboga por la palabra como el mensaje político, acompañado de rock progresivo. El ideal del artista continúa tan presente y necesario frente al abuso del poder en la era atómica. La guitarra que le gana al misil.

Allan Martínez