Agenda institucional ante el cambio climático

“La Agenda Institucional busca la prevención, planificación y respuesta adecuada, coordinada y sostenida ante, el impacto del cambio climático en el país.”

Guatemala posee amplia riqueza biológica, social y cultural; sin embargo, está expuesta a los efectos del cambio climático por su ubicación geográfica, eventos naturales o antrópicos, haciendo referencia a sequías, inundaciones y deslizamientos, ocasionando pérdidas de vidas humanas y económicas, considerando que a mediano plazo pone en riesgo la productividad de granos básicos, afectando así los medios de vida de la población, especialmente rural.

Por ello, el Consejo Nacional de Áreas Protegidas –Conap– implementa la “Agenda Institucional para la reducción de la vulnerabilidad, adaptación y mitigación del cambio climático 2016-2020”, que responde a los compromisos de país y busca ordenar los recursos institucionales, definidos desde las orientaciones de la Ley Marco de Cambio Climático (Decreto 7-2013) y otros instrumentos de política pública, para contribuir en la implementación del Plan de Acción Nacional de Cambio Climático. Es preocupante la magnitud del impacto que los fenómenos climáticos ocasionan; por ejemplo, en 2014 la sequía generó pérdidas en la producción agrícola por Q631 millones, afectando a 300 mil familias, alcanzando a 200 municipios.

Los ecosistemas y la biodiversidad también se ven amenazados, y el Conap ha identificado los principales problemas climáticos de las áreas protegidas, entre ellas la deforestación y degradación de los ecosistemas, el cambio de uso de la tierra, aumento de las concentraciones de productos contaminantes en el agua, el suelo y la atmósfera, como desechos industriales, uso excesivo de agroquímicos y desechos sólidos, evidenciando cambios en la distribución y desplazamiento de las especies, o generando extinción de estas, además de la pérdida de ecosistemas.

Ante los efectos del cambio climático el Conap propone: el uso sostenible de biodiversidad, iniciativas de mantenimiento de la regulación hídrica, restauración de áreas bajo enfoque de ecosistemas en áreas estratégicas del SIGAP, priorizando áreas con especies altamente amenazadas marino-costeras, áreas con endemismo, zonas de riqueza con especies de uso agrícola, forestal o pesquero, paisajes terrestres, entre otros; y proyectos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero por degradación y deforestación evitada, en alianzas con socios, a través de fondos propios, de cooperación nacional e internacional, públicos y privados.

Elder Figueroa