Acisclo Valladares Molina: Nineth tiene razón, y no la tiene…

Claro que tiene razón la diputada Nineth Montenegro cuando expresa la necesidad de que cualquier reforma que se intente para introducir la elección de diputados por “Sub distritos Electorales” debería ser objeto de proceso consultivo ante la Corte de Constitucionalidad porque si bien es cierto que el conocimiento consultivo de esta Corte es obligado para cualquier reforma de la Ley Electoral y de Partidos Políticos
(una ley de carácter constitucional que, en efecto, no puede reformarse sin el dictamen previo favorable de este tribunal) resulta válida su inquietud ya que , tal y como lo intuye, sería inconstitucional cualquier norma que viniera a establecer la elección de diputados por “sub distritos”, en tanto permanezca vigente el artículo 157 de la Constitución, norma que establece que la elección se hará por distritos –no sub distritos– y por lista nacional.

La idea de los “sub distritos” se trata, en algunos, no en todos, de una idea de muy buena fe pero que constituye un atajo a lo que establece la ley –tal el ansia de de lograr una integración del Congreso en forma distinta– atajo consistente en establecer los sub distritos para no tener que realizar una reforma de la Constitución, la reformar del citado artículo 157, pero el hecho es que la ley no admite atajos y que deben seguirse sus
caminos.

Sobraría razón, pues, a la diputada Montenegro, para pretender que se pronuncie la Corte de Constitucionalidad sobre este tema. Sin embargo, en lo que no tiene razón, es en soslayar la necesidad la reforma del 157 –y en su abstención de promoverla sin que se produzca ya más pérdida de tiempo, reforma que es necesaria puesto que solamente reformándose el 157 puede suprimirse el listado nacional de diputados y solo reformándoselo puede introducirse el sistema de Distritos Electorales Pequeños, 158 los distritos y 158 los diputados– uno sólo por cada distrito de tal forma que solamente alcance el cargo, el ganador.

Pretender que todavía vigente con su redacción actual el artículo 157 de la Constitución, artículo que manda que la elección de diputados se haga por el sistema de distritos electorales (no de sub distritos) y de lista nacional, se adoptara el sistema de “sub distritos”, sistema que la Constitución no contempla y que se establecería por una reforma de la Ley Electoral y de Partidos Políticos o peor aún, por simple disposición del Tribunal Supremo Electoral, sería inconstitucional y tan absurdo como hablar de “sub listas nacionales”, de tal forma que, por ejemplo, el listado nacional se dividiera en sub listados nacionales, uno por cada región.

El artículo 157 hace de cada departamento un distrito electoral, con excepción del de Guatemala en el que establece dos y, en tanto no se reforme, persistirá la lista nacional, los distritos inmensos y los listados distritales, el monopolio de postulación en los partidos políticos, las campañas largas y caras, ausentes la población indígena y los migrantes y –el ciudadano– seguirá sin saber quién es SU diputado, inoperante el premio o el castigo por su desempeño.

Nineth Montenegro podría ganar en cualquier distrito ¿Cuántos diputados podrían decir lo mismo? La mala fama, sin embargo, ya empieza a alcanzar a todos y empieza ya a descalificarse a todos antes se hacían excepciones – sin distingos. Un buen momento para reflexionar y actuar ¿No les parece?

Acisclo Valladares Molina