Primer empate sin goles

Francia y Dinamarca se encomiendan a la apatía en su ruta a los octavos. A los dos equipos les valía el empate para preservar sus ganancias: para Francia, el liderazgo del grupo C; para Dinamarca, la cuarta clasificación de su historia para octavos de final, en un partido marcado por la apatía que se cerró con el primer empate sin goles del Mundial de Rusia.

Hacía falta un cálculo tan mezquino para que un Mundial que había sido divertido viviera un duelo tan monótono, sin ocasiones, sin polémicas, sin VAR, sin espectáculo, sin historias que contar, una nada jaleada por gargantas durante 90 minutos y sonoramente pitada cuando acabó el tiempo.

Didier Deschamps, el día que igualaba a Raymond Domenech como seleccionador con más partidos en el banquillo francés, llenó su equipo de cambios pero no logró enjugar la mala imagen que había dado en los dos primeros encuentros.

Los duelos contra Dinamarca se han convertido en un hábito para Francia en los últimos mundiales, además de un termómetro de su estado.

Moscú, EFE