Colombianos se vuelcan a las calles de Bogotá para aclamar a la Selección

Bogotá, EFE.- La Selección colombiana de futbol llegó este jueves a Bogotá luego de concluir su participación en el Mundial de Rusia y fue aclamada por decenas de miles de personas vestidas con la camiseta amarilla en un recorrido hacia el estadio El Campín, donde una multitud se amontonó para recibirla con fiesta.

En un ambiente festivo, a pesar de ser día laboral, colombianos de todas las edades y de distintas regiones del país tiñeron de amarillo la avenida El Dorado, que conduce al aeropuerto, y con banderas y cornetas saludaron el paso del equipo dirigido por el argentino José Pekerman.

En los puentes peatonales, la Alcaldía de Bogotá colgó pancartas como una que decía “50 millones de gracias” en referencia a la población del país que vive un día de fiesta, que continuará en el estadio El Campín, desde temprano lleno hasta la bandera.

El vuelo chárter que transportó al equipo aterrizó cerca del mediodía local en el Comando Aéreo de Transporte Militar (CATAM) de la capital colombiana procedente de Kazán, cuartel del equipo cafetero en Rusia.

El primero en bajar fue el capitán, Falcao García, seguido del centrocampista Juan Fernando Quintero y el resto de los jugadores, a excepción de James Rodríguez y Miguel Borja, quienes viajaron a España y Brasil, respectivamente.

Los operadores del aeropuerto y las autoridades que los esperaron en la pista se hicieron fotos con los jugadores mientras ellos caminaban hacia el autobús que los sacó de la terminal aérea para iniciar el recorrido hacia el estadio.

"Fueron valientes"

El técnico Pekerman afirmó a periodistas que en Rusia su equipo fue “valiente” pese a que tuvo “muchos obstáculos” y lesiones, así como que en el último partido, el de octavos de final contra Inglaterra, Colombia resultó “muy perjudicado” por el arbitraje del estadounidense Mark Geiger.

“Estuvimos muy cerca, teníamos muchas ganas, muchas posibilidades”, señaló el estratega argentino.

También agradeció el recibimiento de la gente porque considera que recompensa “un poco” lo que siempre han querido hacer y que cree quedó evidenciado en el Mundial.

Por su parte, el artillero Carlos Bacca, que falló el último penalti de la serie definitiva con los ingleses, agradeció “el cariño” y “el apoyo” de los colombianos.

“El equipo merecía más, queríamos más y habíamos trabajado para llegar lo más lejos posible. Lastimosamente así es el futbol, aceptamos la voluntad de Dios, lo quiso así, nosotros nos vamos con la frente en alto porque en cada pelota y en cada minuto dimos lo mejor”, manifestó el goleador del Villarreal.

Entre tanto, Falcao no pudo ocultar su desazón por la eliminación y dijo que tienen “la espina en el corazón” porque calificó de injusto lo que les sucedió en el último partido.