En Guatemala existen diversas profesiones y oficios que son fundamentales en el funcionamiento de diferentes instituciones. En el Congreso de la República, justo al lado del pleno, existe una pequeña oficina. Al cruzar sus puertas barnizadas, un grupo de mujeres sobriamente vestidas se prepara para la primera sesión plenaria del día. La sala en que se ubican se encuentra adornada por bléiseres recién traídos de la lavandería, que se mecen en el perchero de madera que los sostiene, mientras los sillones cubiertos de gamuza azul contrastan con el color claro de las paredes, que dividen el espacio entre el comedor y la redacción.

Leer más: Taquígrafas: testigos silenciosas del Congreso

Editorial

Equilibrio sensitivo es lo que trasunta la obra del artista Carlos Mérida en su conjunto. Este varón mestizo nacido en Quetzaltenango y crecido en las veredas del ancho mundo, supo pintar el compás matemático de su danza y encontrar música en el silencio que gradualmente fue colmando sus oídos.

Leer más...

Descargas

Esta semana

ISSUU

Archivo

 

 

 

Gavetas

Imagen

Reseña

Carlos de Urrutia y Montoya

DCA, 11 de septiembre de 1933.- El 28 de marzo de 1818, José de Bustamante hizo entrega del cargo de presidente, gobernador y capitán general del Reino de Guatemala, a don Carlos de Urrutia Montoya y Hernández Matos James, Caballero Gran Cruz de la Orden de San Hermenegildo con grado de teniente en el ejército español. El nuevo funcionario Veló por la seguridad del vecindario, creando rondas de policía a los que la ironía de los guatemaltecos llamó “enchamarrados” y emitió bandos como el  siguiente:

“Que nadie profiera, diga o cante de noche ni de día, en las calles, plazas y lugares públicos, palabras sucias, deshonestas y maldicientes; los Alcaldes de barrio quedan obligados a presentar listas secretas de personas que en el suyo respectivo vivan amancebadas; se prohíben ensayos de bailes de noche y a puerta cerrada, entre las personas de ambos sexos;  ninguna persona andará por las calles después de las diez de la noche a no ser de urgente necesidad; después de las oraciones, nadie podrá pararse embozado en las esquinas, plazas o contornos de ella...”

Al aparecer en 1820 El Editor Constitucional, Urrutia manifestó al licenciado José Cecilio del Valle que tal impreso era para él de novedad por su atrevimiento y le encomendó publicar otro periódico a efecto de combatir ciertas ideas externadas en El Editor. Fue entonces cuando apareció El Amigo de la Patria.